¿Puede el lenguaje matemático comunicarnos con extraterrestres?

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Si los extraterrestres no comprenden ninguna de las lenguas habladas por el hombre ¿podría el lenguaje matemático ser la jerga común entre terrícolas y extraterrestres?

El investigador científico Carl DeVito, profesor del departamento de matemáticas de la Universidad de Arizona, ha propuesto un lenguaje basado en conceptos científicos universales, tal cual lo describió en la Conferencia de Astrofísica 2017, celebrada del 24 al 28 de abril en Arizona, Estados Unidos.

La idea surge del hecho de que la matemática es una parte fundamental de nuestra humanidad como lo es la literatura, la música y el arte, y entre las diversas formas de expresión que existen, pueden ser las matemáticas comprensibles e incluso familiares para civilizaciones extraterrestres, lo que nos permitiría comenzar a comunicarnos con ellos.

Demostrando la inteligencia humana

El profesor de matemática Carl DeVito no es el primer estudioso en utilizar esta rama de la ciencia para iniciar conversaciones con extraterrestres, así mismo, el famoso matemático alemán Karl Gauss, sugirió en 1820 la siembra de grandes franjas en el bosque siberiano simulando una demostración gráfica del Teorema de Pitágoras.

Igualmente, 20 años después, el astrónomo austríaco Joseph von Littrow sintió interés en comunicarse con alienígenas y pensó encender trincheras llenas de keroseno en el desierto del Sahara, dichas trincheras al encenderse tomarían la forma de varias formas geométricas comunes.

A pesar de que ninguna de estas dos ideas fue llevada a cabo en realidad, ambos científicos coincidían al creer que, posiblemente, estas enormes exhibiciones en la Tierra atraerían la atención de vida inteligente extraterrestre. La intención era comunicar las proezas intelectuales alcanzadas por el hombre en nuestro planeta, utilizando el lenguaje matemático como medio.

“El concepto de atraer la atención y luego mostrar el significado es tal vez la mejor manera de resolver el problema de la comunicación”, dice DeVito en su libro Science, SETI, and Mathematics. “La inteligencia extraterrestre podría tener ideas similares y por lo tanto se darán a conocer a nosotros”, señala.

Bajo el mismo lenguaje simbólico

Para expresar con éxito nuestras creaciones y conocimientos a extraterrestres, los investigadores sugieren que primero ambas comunidades deben aprender las unidades de medida del otro, de lo contrario, compartir información precisa y científica sería muy difícil, aún si esta resulta interesante para los dos.

Así, el profesor matemático DeVito, aclara en su hipótesis que hay ciertas cosas que se han dado por sentado; estas suposiciones incluyen que ambas sociedades puedan contar y tengan conocimiento en aritmética o que puedan reconocer los elementos químicos y la tabla periódica. Además deben conocer la materia en todos sus estados y poseer las habilidades suficientes para realizar cálculos químicos.

A fin de posibilitar la comunicación, el lingüista R. T. Oehrle,  ha trabajo junto con DeVito en el desarrollo de un lenguaje que permite a las civilizaciones de diferentes sistemas estelares reportar entre sí las masas de sus planetas, la composición química de sus atmósferas o la producción de energía de sus estrellas.

Posibles inconvenientes en el intercambio

El primer obstáculo al dar y recibir información, sería que la raza alienígena utilice una geometría diferente y deriven sus leyes de movimiento de esa otra geometría, por lo tanto, los resultados podrían ser muy distintos a las leyes con las que estamos familiarizados.

Además, en el planeta Tierra muchas áreas de la ciencia relacionadas al movimiento están fundamentadas en el cálculo diferencial e integral  y la geometría euclidiana, lo que sería todo un reto para los investigadores aprender un nuevo lenguaje matemático y comprender una ciencia con cimientos totalmente distintos a los conocidos por nosotros.

Carl DeVito, autor de todo este proyecto, reconoce que “nosotros por supuesto, no podemos saberlo, pero debemos ser conscientes de que la física de una raza alienígena, incluso en un área fundamental como la mecánica, podría diferir de manera importante de la nuestra”, dijo.

También añadió en su discurso que “los terrícolas ciertamente queremos presentarnos como una raza altamente inteligente. Al poner nuestra mejor cara adelante, queremos ser vistos como una forma de vida que ha logrado mucho y aprendido mucho, pero hay que ser lo suficientemente sabios como para darnos cuenta de que tenemos mucho más por aprender”.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>