El Desafío Intelectual de Buscar Vida Extraterrestre

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

“Si podemos imaginarlo, de seguro existe en alguna parte del Universo”, así explica Morgan Cable, astrónomo del Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA en Pasadena, California (EE.UU.), la posibilidad de encontrar vida en otros planetas con formas totalmente atípicas para la compresión humana. Cuestionando además, si seremos capaces de reconocerla.

Durante mucho tiempo especialistas de todo el mundo se han hecho esta misma pregunta en un intento por encontrar organismos bioquímicos similares a los terrestres. Como antecedente, en 1976, en el programa Viking de la NASA, científicos intentaron animar muestras del suelo de Marte mediante nutrientes orgánicos que gustan a los microbios de la Tierra, obteniendo resultados malos reslutados.

El problema radica en que territorios extraterrestres pueden llegar a ser radicalemente diferentes a los de la Tierra, desde Marte hasta exoplanetas encontrados donde yacen compuestos que ni siquiera existen en nuestro Sistema Solar. Por esa razón, es necesario tumbar todas aquellas suposiciones sobre el significado de “lo vivo”.

Imagem relacionada

Una de las principales dificultades de buscar organismos extraterrestres en el Cosmos son sus inconmensurables distancias. Foto: Wikipedia.org

Condiciones para la vida

Cabe considerar las condiciones básicas tradicionales que permiten el surgimiento de la vida. En primer lugar, es fundamental la presencia de algún tipo de energía, por lo que descartan de entrada los planetas y lunas que carezcan de alguna fuente de calor. Asimismo, organismos vivos requieren protección contra la radiación solar, haciendo muy importante una capa de ozono o su equivalente. Esto elimina también de la lista aquellos astros que no posean dicha protección.

Por último, es sabido que la generación de vida necesita algún tipo de líquido donde se lleven a cabo interacciones químicas que lleven al surgimiento de moléculas autorreplicantes. El agua sin duda es el mejor fluido conocido hasta ahora para que dichos procesos se produzcan. Es por esta razón que los científicos centran sus investigaciones en planetas donde hayan condiciones para albergar agua.

Sin embargo, podría darse el caso de planetas cubiertos de hielo en los que el agua fluya debajo de su superficie y donde tengan vida seres extraterrestres. En ese caso, su actividad y desarrollo no serían visibles desde un telescopio, por lo que sería muy difícil acceder a ellos. Con los exoplanetas, dada su lejanía, el asunto se complica aún más. “Es difícil imaginar que podamos identificar vida en un exoplaneta”, reconoció Jonathan Lunine, científico planetario de la Universidad de Cornell (EE.UU.).

Tomando en consideración las afirmaciónes de los cientificos, la búsqueda de organismos extraterrestres, de momento, debe limitarse a nuestra estrella. Las lunas de Saturno y Júpiter (Europa y Encélado respectivamente) son evidencia de astros con agua, pero que carecen de atmósfera. Aunque hay que considerar que toda su superficie se encuentra congelada, dejando abierta la posibilidad de que debajo de sus gélidas capas habite algún tipo de vida extraterrestre.

Imagen captada por la NASA de la luna Encélado. Foto: Nasa.gov

Mientras tanto, otra luna de Saturno, Titán, podría decirnos si la vida puede surgir sin agua líquida. Este satélite natural aloja lagos de metano y etano, en los cuales, según el propio Lunine, pudiesen estar presente microbios.

Esfuerzos que no terminan

“Seguimos buscando los requisitos físicos y químicos básicos que creemos primordiales para la vida, intentando mantener la mente lo más abierta posible”, dijo Cable al referirse al reto que supone el estudio de los exoplanetas. Investigadores como Sara Seager, del Instituto Tecnológico de Massachusetts, y Victoria Meadows, de la Universidad de Washington, ambas academias en EE.UU., están trabajando con diferentes tipos de atmósferas planetarias posibles mediante programas de simulación virtual.

Mucho también depende de la NASA y de su capacidad para diseñar sistemas capaces de identificar organismos extraterrestres. La mayoría de los telescopios actuales sólo acceden a un rango limitado de longitudes de onda. No obstante, la especialista Sara Seager, junto a su equipo de trabajo, ha sugerido a la agencia espacial el desarrollo de un proyecto para 2030-2040 que involucre sondas destinadas a recoger información sobre los exoplanetas más cercanos a la Tierra.

Emprender una misión de búsqueda de vida extraterrestre no es una tarea fácil ni barata, pero seguramente contribuirá enormemente al conocimiento científico. Incluso si nunca encontramos nada, eso nos dará una idea de lo especial que es la vida en la Tierra.

Fuentes: Nasa.gov, Aeon.co, Futurism.com, Wikipedia.org.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>