Florence, el Desconocido Asteroide que Rozó la Tierra

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Este primero de septiembre una roca espacial del tamaño de una montaña se acercó como nunca antes a la Tierra. Los científicos que informaron del evento estaban atónitos. El asteroide Florence 3122, cuyo diámetro alcanza 4,4 kilómetros, pasó apenas a 7 millones de kilómetros de la Tierra, el equivalente a 18 veces la distancia entre nuestro planeta y la luna.

“Ningún astro con tan enormes proporciones se había acercado tanto a la Tierra desde que tenemos registro”, comentó Paul Chodas, gerente del Centro para el Estudio de Objetos Cercanos a la Tierra, en el Laboratorio de Propulsión Jet de la NASA, en Pasadena, California (EE.UU.). “Se trata de una evento que sucede una vez cada 40 años”.

Según Chodas, únicamente existen unos 10 asteroides tan grandes como Florence en el espacio cercano a la Tierra. No obstante, nunca hubo una amenaza real por parte de esta gran roca, ya que los astrónomos han delineado la órbita de la misma, determinando que no hay riesgo de colisión con nuestro planeta. Si algún asteroide de tales dimensiones impactase la Tierra, sería el fin para los seres humanos.

Asteroide

Representación de la distancia por la que pasó el asteroide Florence. Créditos: Nasa.gov

Un asteroide poco conocido

Florence fue descubierto por el astrónomo Schelte John “Bobby” Bus, en 1981, durante uno de sus estudios en el Observatorio de Siding Spring (Australia). El asteroide tarda 2,35 años en dar la vuelta al Sol, acercándosele tanto como una unidad astronómica (UA), al tiempo que puede llegar a alejarse 2,5 UA. (Las unidades UA equivalen a 150 millones de kilómetros, que representan la distancia entre el Sol y la Tierra).

Los especialistas también han detectado que Florence gira sumamente rápido, completando una rotación cada 2,4 horas. “De girar más rápido podría deshacerse”, dijo Chodas. “Generalmente los asteroides que giran tan rápido modifican su estructura hasta emular la forma de un pináculo, con una protuberancia parecida a una montaña”.

Cabe mencionar que como con otros asteroides, su forma sigue siendo un misterio, por lo que lo anterior es mera especulación. En realidad, se conoce muy poco sobre este asteroide, de hecho, hasta el tamaño pudiese variar en relación a los datos que se han obtenido desde la Tierra. Con el tiempo y con la ayuda de mejores tecnologías, la información sobre la roca espacial podría ser modificada, así lo afirmó Chodas.

“Aún queda mucho por aprender de esta impresionante roca”.

Una oportunidad para descubrir más

asteroide

Un asteroide es un cuerpo rocoso, carbonáceo o metálico más pequeño que un planeta y mayor que un meteoroide, que gira alrededor del Sol en una órbita interior a la de Neptuno. Imagen: Pixabay.com

Gracias al reciente acercamiento que ha tenido Florence con nuestro planeta, ocho veces más próximo de lo que nunca ha estado desde que fue descubierto, los científicos están aprovechando al máximo la oportunidad para recoger datos. Se han apoyado en instalaciones como el Goldstone Solar System Radar, perteneciente a la NASA, en California (EE.UU.) y el Radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico.

Las imágenes captadas por estos avanzados sistemas deberían permitir confirmar tanto el verdadero tamaño, como la forma del asteroide. Incluso, poseen la capacidad para alcanzar una resolución cercana a los 3 metros de la roca, permitiendo identificar con precisión rasgos superficiales como rocas y cráteres. Los telescopios ópticos de todo el mundo tienen su lente puesto en el Florence, por lo que la recopilación de información será muy rica, añadió Chodas.

“Es como una misión espacial a un asteroide, pero con la salvedad de que este viene hasta nosotros”.

Créditos: Space.com, Wikipedia.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>