Mercurio Podría Ser Más Frío de lo que Pensamos

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Investigadores de la Universidad de Brown, EE.UU., han conseguido nuevas pruebas sobre la riqueza de hielo que posee Mercurio. Con la ayuda de la sonda MESSENGER, perteneciente a la NASA, el equipo encontró tres grandes cráteres de hielo, así como otros cuatro depósitos de menor tamaño.

Frío hasta los huesos

La creencia de que la superficie de Mercurio es demasiado caliente como para albergar hielo continúa siendo muy popular. Sin embargo, estudios han sugerido que sería posible encontrar este elemento en el planeta más cercano al Sol. Una reciente investigación llevada a cabo por un equipo en la Universidad de Brown (EE.UU.), reafirma dicho supuesto, apuntando que el astro podría ser mucho más frío de lo que pensamos.

La idea de que en Mercurio pudiera haber hielo tuvo sus orígenes en 1990, cuando telescopios de radar encontraron regiones sumamente brillantes en varios cráteres cercanos a los polos del planeta. Dado que es un planeta que tiene poca inclinación (0,1°), estas áreas reciben cantidades de luz solar muy pobres, dejando puntos oscuras y sombrías donde las bajas temperaturas son capaces de formar hielo.

Ariel Deutsch, autor principal del estudio, trabajó con Gregory Neumann, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, para analizar los datos recopilados por la sonda MESSENGER cuando orbitó Mercurio entre 2011 y 2015. El dispositivo estaba equipado con herramientas que le permitían medir la elevación de la superficie, pero además, los especialistas notaron que la sonda también les permitía identificar zonas reflectantes.

Representación de la sonda MESSENGER. Foto: Nasa.gov

Después de calibrar y adaptar el dispositivo, fueron identificadas nuevas lecturas que sugerían la presencia de tres grandes cráteres con importantes cantidades de hielo. Combinadas las regiones suman aproximadamente 3.400 kilómetros cuadrados. Y como si no bastara, junto a los tres cráteres yacían cuatro depósitos de hielo, aunque un tanto más pequeños, cada uno con un diámetro inferior a 5 kilómetros.

“Aunque existía la hipótesis de que podría haber hielo en estos grandes cráteres, no se tenía idea sobre las regiones de menor tamaño. Con ello, aumenta significativamente la cantidad de dicho elemento en Mercurio”, expresó Deutsch.

Aún hay mucho por hacer

El descubrimiento de estos depósitos más pequeños podría cambiar por completo la forma cómo buscamos hielo y agua en el resto del Sistema Solar. “Abre nuestros ojos a nuevos lugares donde podemos explorar la evidencia de agua, además esto sugiere que puede haber mucho hielo en Mercurio, más de lo que pensamos”, comentó Jim Head, coautor de la investigación.

Los especialistas también sugieren la posibilidad de que existan algunos depósitos similares en la Luna, sugiriendo la oportunidad de realizar una búsqueda parecida en nuestro satélite natural. Si resulta cierto tal supuesto, la cantidad potencial de hielo en la Luna se multiplicaría por 2.

Es posible que en las regiones más oscuras de la Luna existan grandes cantidades de hielo. Foto: Unsplash.com

No obstante, todavía quedan preguntas por responder, como ¿de qué manera llegó el hielo a Mercurio? Una teoría es que el agua llegó al planeta gracias a cometas y asteroides que impactaron el astro. Aunque también se maneja la hipótesis de que fueron vientos solares los que introdujeron hidrógeno en la superficie de Mercurio, el cual luego se mezcló con el oxígeno para formar agua.

Empero, si algo es seguro, es que las investigaciones sobre Mercurio no han llegado a su fin. Con el hallazgo de hielo, sumado a una reciente baja en los descubrimientos de nuevos planetas, actualmente el planeta más cercano al Sol acapara la atención entre los astrónomos.

Fuente: Universidad de Brown, Nasa.gov, Futurism.com, Wikipedia.org

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>