¿Qué Ocurre Si Miramos Directamente el Sol en un Eclipse?

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Muchos aficionados están a la espera del Gran Eclipse, el cual podrá ser contemplado desde Estados Unidos, el Caribe, norte de América del Sur y Oeste de Europa y Africa. Es posible que se sienta tentado a observar el fenómeno directamente sin protección alguna, pero, según expertos, sería un craso error. A pesar de que el sol está situado a 150 millones de kilómetros, aún así puede ocasionar graves daños en la vista y, en ocasiones, llegando a ser permanentes.

Una Lupa Para Nuestros Ojos

“Incluso si miramos directamente al sol, durante breves periodos de tiempo, este tiene el potencial para producirnos lesiones”, dio a conocer el Dr. Russell Van Gelder, portavoz clínico de la Academia Americana de Oftalmología (AAO) y director del Instituto de Oftalmología de la Universidad de Washington, en Seattle (EE.UU.).

El 21 de agosto de 2017, la luna se interpondrá entre la Tierra y el Sol, causando un eclipse total de sol, que podrá ser visto desde Estados Unidos, atravesando un estrecho camino entre Oregón y Carolina del Sur. Será la primera vez, desde 1918, que un eclipse total de sol sea visible en los estados continentales de la unión americana, según afirmó la  Sociedad Astronómica Estadounidense (AAS, por sus siglas en inglés). Aquellos que se encuentren fuera del camino del eclipse, igualmente apreciarán el fenómeno, aunque de manera parcial.

Independientemente del lugar desde donde mire el eclipse, es indispensable que utilice la protección adecuada. ¿Por qué?, imagine a un niño jugando con una lupa quemando papeles en el jardín. “Encausar los rayos del sol en un solo punto, genera mucha energía”, dijo Van Gelder. Así pues, el cristal de sus ojos sería cuatro veces más potente que la mejor de las lupas con la que un niño podría jugar, agregó el doctor.

“Si usted toma el lente más potente que tenga y lo apunta directamente al sol, la energía que generará será muy alta”, lo suficiente para dañar la retina o quemar células sensibles a la luz, en la parte posterior del ojo, sentenció Van Gelder.

Eclipse

Al estar concentrada toda la energía del sol en un solo punto, su potencial de daño es enorme. Como una lupa que se transforma en un arma letal para las hormigas. Foto: Unsplash.com

Retinopatía Solar, una Consecuencia del Eclipse

La afección es conocida como retinopatía solar, y los pacientes que la sufren muestran patrones muy característicos de daño ocular. “Es como si alguien hubiese golpeado directamente las células fotorreceptoras de la retina”, expresó el oftalmólogo a Live Science.

Se cree que este daño ocurre cuando los fotones (partículas de luz) generan radicales libres, moléculas altamente reactivas que pueden “envenenar” las células y matarlas, describió Van Gelder. La lesión ocurre en la fóvea, un lugar en la retina responsable de la visión central aguda. Como resultado, los pacientes con retinopatía solar pueden sufrir de una visión borrosa o un punto ciego en su vista, de acuerdo con la AAO.

La mayoría de los pacientes con esta afección se recuperan al paso de unos cuantos meses, aunque algunos pueden sufrir los síntomas durante largo tiempo. Por ejemplo, en un estudio realizado en 2002, en Inglaterra, con 15 pacientes que padecieron de retinopatía solar por ver un eclipse durante 1999, todos, a excepción de dos, tenían una visión normal pasados doce meses del evento. Pero varios de ellos  dijeron que todavía sentían síntomas sutiles, como pequeños puntos ciegos en su campo de visión.

Las Cámaras No Son una Alternativa

Eclipse

Los lentes de las cámaras maximizan la intensidad de la luz, por lo que no se aconsejan para ver un eclipse. Foto: Pixabay.com

En teoría, una personar podría quedar legalmente ciega por tan sólo mirar el sol de manera prolongada. Aunque es muy poco probable que alguien pierda completamente su vista observando directamente la estrella de nuestro sistema planetario. Puesto que la retinopatía solar no suele dañar la visión periférica de la retina, afirmó Van Gelder.

No obstante, debido al riesgo que supone, la AAO no recomienda, en absoluto, mirar directo al sol sin ningún tipo de protección. Empero, como toda regla, tiene su excepción. Cuando el sol está cubierto en su totalidad por la luna, puede observarlo sin gafas especiales, pero esto sólo dura 2 minutos con 40 segundos como máximo, si pasa ese tiempo y no cuenta con la protección adecuada, los riesgos de lesiones oculares son muy altos.

Pero, con la ayuda de lentes especiales para eclipses, o visores portátiles con filtro solar, podrá contemplar el fenómeno, tanto parcial como en su totalidad, de forma segura, señala la AAS. En Estados Unidos, los fabricantes certificados para proveer dichos artículos son Rainbow Symphony, American Paper Optics, Thousand Oaks Optical y TSE 17, de acuerdo con la AAS.

Es importante saber que, bajo ningún concepto, debe mirar el sol durante un eclipse con cámaras, telescopios o binoculares, aún con el uso de gafas especiales. Ya que, dichos artefactos, maximizan la luz proveniente del sol, causando daños graves en los ojos, detalló Van Gelder.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>