Rocket Lab Puso en Órbita Tres Satélites con un Cohete de Bajo Costo

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Una Oportunidad para Pequeñas Empresas

Recientemente, la empresa estadounidense Rocket Lab lanzó desde suelo norteamericano su segunda misión espacial, específicamente, el 21 de enero del presente año, empleando el novedoso cohete Electron, de fabricación propia. El lanzamiento puso en órbita tres pequeños satélites –cada uno del tamaño de un puño– en tan sólo ocho minutos y medios.

Peter Beck, director ejecutivo de la compañía, afirmó en un comunicado de prensa que “Rocket Lab se fundó con el objetivo de democratizar el acceso al espacio, contribuyendo así al estudio de nuestro planeta y, eventualmente, al mejoramiento de nuestras condiciones de vida en él. Hoy hemos dado un gran paso en esa dirección”.

Rocket Lab quiere entrar en un nicho de mercado dominado por compañías como SpaceX y Blue Origin. No obstante, las misiones de esta última, utilizando cohetes Falcon 9, suelen ascender a 60 millones de dólares estadounidenses en gastos operativos. Mientras que el Electron, que si bien su carga útil es más reducida, puede ser lanzado por apenas 4.9 millones de dólares, un 92% menos.

Electron es un cohete multietapa de un solo uso, proyectado para colocar satélites de 150kg en órbita sincrónica al sol. Créditos: Rocketlabusa.com

Dicho ahorro en los costos de lanzamientos espaciales podría aliviar la enorme carga financiera de pequeñas empresas que normalmente no tendrían la posibilidad de probar sus hardware en la órbita terrestre.

Hasta hace poco, SpeceX era el líder indiscutible de los futuros vuelos espaciales, y sin lugar a dudas continúa desempeñando un papel importante en esta industria, pero con el advenimiento de Rocket Lab, así como otras compañías como Vector Space Systems, por ejemplo, el mercado se perfila mucho más competitivo.

Directo a la Luna y Más Allá

Si bien esta fue la primera misión exitosa de Rocket Lab, no fue la primera.

El primero lanzamiento de esta empresa fue bautizado, muy acertadamente, como It’s a Test (“es una prueba”) y no pudo entrar en órbita por perder el contacto con el equipo de comunicaciones en tierra, provocando que el cohete abortara la misión.

En contraste, este segundo lanzamiento, denominado Still Testing (“aún bajo prueba”), fue tan exitoso que la empresa está considerando renunciar a una tercera prueba y comenzar a enviar misiones comerciales considerando su larga lista de clientes, entre ellos, pequeñas y medianas empresas de tecnología.

Una de esas compañías interesadas en los servicios de Rocket Lab es Moon Express, que espera contratar a la firma estadounidense para establecer un módulo en la Luna, el cual les permitiría extraer recursos minerales del astro. Si esto se lograra concretar, podríamos estar un poco más cerca de la tan anhelada minería espacial.

Cabe considerar que Rocket Lab se encuentra revisando los datos que dejó su última misión con el fin de comenzar a planificar su próximo lanzamiento. La compañía quiere lanzar otro de sus cinco cohetes Electron durante el primer trimestre de 2018.

La empresa dirigida por Beck tiene objetivos sumamente ambiciosos, de hecho en la página web de Rocket Lab sostienen que proyectan al menos 50 misiones al año.

Desde ya, un gran número de empresas espaciales que ofrecen servicios variados, comienzan a darle forma a la industria aeroespacial. Estamos acostumbrados a que gigantes como SpaceX o Blue Origin acaparen los titulares de prensa, pero estos nuevos emprendimientos están trabajando duro en lo que será, sin lugar a dudas, uno de los sectores económicos con mayor desarrollo en la historia.

Fuentes: Futurism.com, NewScientist.com, Rocketlabusa.com

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>