Ross 128b – El Nuevo Candidato Para Albergar Vida Alienígena

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Cazando Planetas

Un equipo de investigadores acaba de encontrar un nuevo exoplaneta que orbita la enana roja Ross 128 y que destaca por poseer una masa muy similar a la de la Tierra. El descubrimiento fue hecho gracias al Buscador de Planetas por Velocidad Radial de Alta Precisión (HARPS, por sus siglas en inglés), en el Observatorio Europeo Austral (ESO).

Se cree que el planeta, conocido formalmente como Ross 128 b, podría tener un tamaño y una temperatura superficial similar a la de nuestro mundo. El mismo se encuentra sólo a 11 años luz del Sistema Solar, siendo el segundo exoplaneta templado más cercano detectado hasta ahora. El pequeño astro yace justo después de Próxima Centauri b.

“Este hallazgo es el fruto de una década completa de observaciones llevadas a cabo por el HARPS, junto al análisis de cientos de datos y utilizando las técnicas más avanzadas”, dijo Nicola Astudillo-Defru de la Universidad de Ginebra (Suiza), quien es coautor del estudio. “Sólo el HARPS nos proporciona tal precisión a la hora de encontrar planetas fuera de nuestro sistema solar”.

El equipo detalló que, mientras la mayoría de las enanas rojas arrojan vigorosas llamaradas solares a los planetas que las orbitan, Ross 128 es una “estrella tranquila”. Como resultado, se cree que los planetas que la orbitan serían los lugares más idóneos para albergar vida extraterrestre.

Representación artística de un planeta orbitando una enana roja. Foto: Nasa.gov

Por su parte, “Próxima Centauri es una estrella particularmente activa, que lanza llamaradas frecuentes y poderosas, capaces de eliminar cualquier atmósfera”, comentó Xavier Bonfils, autor principal de la investigación. “Ross 128 es una de las estrellas más tranquilas que conocemos y, aunque está un poco distante, es la mejorar alternativa para encontrar vida”.

Ross 128 b orbita 20 veces más cerca de su estrella que la distancia existente entre la Tierra y el Sol. No obstante, aunque se ubique relativamente próxima, mantiene una temperatura promedio de -60ºC a 20ºC.

Si bien los científicos piensan que es un planeta templado, todavía no ha sido confirmado si se encuentra dentro de una zona habitable.

“En diez años más podremos, gracias al avance en telescopios gigantes, observar directamente al planeta y caracterizar su atmósfera”, precisó Astudillo-Defru. “Mientras tanto, nos debemos apoyar en cálculos teóricos para dilucidar si podríamos hallar agua en la superficie de Ross 128 b”.

Un Nuevo Vecino

Cabe resaltar que Ross 128 se encuentra en movimiento constante hacia nosotros, por lo que será nuestro vecino estelar más cercano en unos 79.000 años, lo que en términos cósmicos, es un abrir y cerrar de ojos.

Las enanas rojas han resultado ser muy fructíferas a la hora de buscar planetas con características similares a las de la Tierra. En junio, por ejemplo, descubrieron un exoplaneta parecido al nuestro en la órbita de la estrella Gliese 625, a 21 años luz de distancia.

La enana roja Ross 128 podría acoger incluso una mayor cantidad de planetas similares a la Tierra. “Es común que estas estrellas alberguen más de un planeta”, dijo Astudillo-Defru. “Por ahora, continuaremos monitoreando la estrella para recolectar evidencias de otros compañeros”.

Representación artística de Ross 128 b. Foto: Eso.org

“Tenemos muchos instrumentos para impulsar la búsqueda de exoplanetas alrededor de estrellas similares, especialmente con la ayuda del telescopio francocanadiense SPIRou y el NIRPS ubicado en Chile, que sirven de complemento al HARPS”, expresó Bonfils.

“Estos dos instrumentos potenciarán el alcance y precisión del HARPS mediante luces infrarrojas. Pequeñas estrellas como Ross 128 emiten la mayor parte de su luz en infrarrojo, por lo que estas mejoras prometen muchos otros descubrimientos”.

“Para conocer el planeta con verdadero detalle, tendremos que esperar al Telescopio Extremadamente Grande de ESO, en vísperas de 2025″, dijo Bonfils. “Entonces, podremos observar el exoplaneta con un alta precisión y así buscar una atmósfera que pueda albergar vida”.

Fuentes: Nasa.gov, Futurism.com, Space.com

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>