La Vida en la Tierra Comenzó en Pozas Termales

NeoCosmos Oficial
Compartir en:

Un nuevo estudio confirma la teoría de que los orígenes químicos de la vida en la Tierra fueron producto de meteoritos que trajeron consigo componentes vitales desde el espacio exterior.

Los asteroides habrían impactado pozas de agua termal en la Tierra, presentes hace más de 4 mil millones de años. Esto podría haber sido la clave en la composición química de la vida en el planeta, según lo afirmó Ben K.D. Pearce, un astrobiólogo de la Universidad McMaster, en Canadá.

Primeras formas de vida

El estudio, llevado a cabo en la mencionada universidad, con la colaboración del Instituto Alemán de Astronomía Max Plank y publicado por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, documenta el más reciente debate sobre el origen de la vida. ¿La presencia de organismos vivos en la Tierra es producto del mismo planeta, o viene dada por la reacción de pequeñas pozas termales con material cósmico a su alrededor, como teorizó Darwin? Pearce y su equipo decidieron defender la postura de las pozas termales, argumentando que los océanos eran ambientes demasiado hostiles para fundamentar los pilares de la vida terrestre.

El ácido ribonucleico (ARN) puede autoreproducirse y evolucionar. En su forma actual, toma el código genético contenido en el ADN.

“El ARN fue en su momento, la forma de vida predominante en la Tierra y probablemente la primera”, comentó el astrobiólogo al portal Seeker. Sin embargo, el ARN está compuesto por familias de moléculas como las nucleobases, que derivan de un tipo reactivo de nitrógeno, el cual no se podría haber generado en la Tierra primitiva.

Antiguamente la condiciones en la Tierra eran tan adversas que nada podría florecer allí. Foto: Pixabay.com

Los componentes del nitrógeno como el amoníaco y el cianuro de hidrógeno, seguramente se concentran en pedazos de polvo y roca que orbitan entorno al Sol, con el potencial de convertirse en cuerpos más grandes, dando paso a las nucleobases.

“Estas moléculas provienen del espacio”, expresó el especialista. “Cuando estas rocas cósmicas impactaron en la Tierra, trayendo consigo nucleobases, pudieron haber caído en pequeñas pozas termales y reaccionaron a otros productos químicos que produjeron el ARN.

Una teoría conocida

Otros estudios ya habían expuesto esta teoría, pero Pearce y su equipo comprobaron, por medio de simulaciones virtuales, qué tan posible era. En el modelo, los nucleótidos tendrían que sobrevivir a un ambiente saturado por luz ultravioleta, puesto que no habrían contado con la protección de una capa de ozono.

Otros científicos, incluido el famoso astrónomo Carl Sagan, han propuesto que el polvo cósmico pudo haber liberado a esos precursores del ADN, aunque Pearce afirmó que cualquier nucleótido presente en las partículas de polvo, probablemente haya sido demasiado pequeño para sobrevivir en la Tierra.

No obstante, al incorporar datos de diferentes ramas de la ciencia, incluyendo la biología, geofísica y astrofísica; Pearce y su equipo dedujeron que los meteoritos habrían sido un vehículo frecuente y duradero para los elementos responsables de la vida en el planeta.

Los meteoritos fueron una de las principales fuentes de recursos de la Tierra. Foto: Pixabay.com

“Contrastando cientos de escenarios diferentes, lo más probable es que los compuestos químicos necesarios para engendrar organismos vivos hayan surgido en pequeñas pozas termales”, dijo Pearce.

Pearce comentó que el siguiente paso será tratar de probar la teoría en un laboratorio. Los investigadores de la Universidad de McMaster están construyendo un “simulador del planeta” en el que esperan reproducir las condiciones de una Tierra primitiva y probar si pueden obtener los mismos resultados.

Fuentes: Proceedings of the National Academy of Sciences, Space.com, Seeker.com.

Compartir en:

DEJA TUS COMENTARIOS

>